miércoles, 23 de septiembre de 2009

A través del cristal

La mediocridad del ser humano es claramente comparable con los astros que pueblan nuestro hermoso firmamento...
¡Insoportable paciencia! ¡Cuán cruel llegas a ser!
Tú, la que da fruto a mi desesperación e indignación,
la que me ofrece silenciosas y solitarias mañanas, y tardes, y noches...
Y ciertamente...
La hermosura de la naturaleza es sobrecojedora, pero aún así...
La aceptación de la vulgaridad me resulta completamente imposible...

Angeline C. H.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada