domingo, 14 de noviembre de 2010

Viento gélido

[...]

"¿Que podía desear en ese instante, si no el desprivilegiado derecho compasivo de ambicionar tus dulces lágrimas sobre mis hombros, arraigados a la palma de tu mano?

Mis carnes se han descompuesto, y bajo este firmamento estrellado observo, y hallo, y solamente sé que te anhelo, pues solo podré percibir la belleza en lo herido y meditabundo, en los zarzales de la demencia y lo imprudente...

 ¡Ah, locura desatada! ¡No, calumnia despechada!
¡No es anhelo lo que yo siento!"

[...]

Angeline C. H.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada