jueves, 15 de abril de 2010

Sic transit gloria mundi



¡Hijo de sus defectos!

El amanecer de sus errores se presentó,
y resquebrajándose advirtió:
"La osadía y la intransigencia guiará vuestro sino,
deshaceos de la conciencia y regocijaros en vuestras perversidades
pues así de vuestras manchas surgirá un terrible manto que eclipsará las fatalidades".

Así pues, la naturaleza asesinó a sus ninfas -pues la pureza ya no era valorada ni respetada-
y mudaron en una bella y virtuosa Rosa,mas de ningún modo fue esta apreciada.

La eterna luz destruyó a la incomprendida oscuridad,
y la luna fue condenada a la fiel y eterna soledad;
Y Dios, abatido, abandonó contra su voluntad a la vulgar humanidad...
dejándola en manos de la pecaminosa necedad.

[...]

Y en un rincón del mundo, en las entrañas de la noche,
yacía ella,esperando la caída del Todo y la Nada.

¡Que gran espectáculo le aguardaba,
cuando esa gran plaga, la raza humana, quedara extinta...
la Felicidad reinaría junto al Caos!


Angeline C. H.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada